Loading...

Centro de A Pobra do Caramiñal. Barrio de los catalanes

Centro de A Pobra do Caramiñal. Barrio de los catalanes

Relevancia: Nacional

Centro de A Pobra do Caramiñal. Barrio de los catalanes

Clasificación: Inmueble


Descripción

Descripción General

A Pobra do Caramiñal se localiza en la península de O Barbanza, en la provincia de A Coruña. Es un bello municipio costero que limita con los ayuntamientos de Boiro, Ribeira y Porto do Son.

Esta villa, tal y como la conocemos hoy en día, es fruto de la unión de dos pueblos de fuerte tradición marinera A Pobra do Deán y O Caramiñal.

Recorriendo este precioso pueblo, podemos adentrarnos fácilmente en su interesante historia. Así, podemos visitar el núcleo histórico de O Castelo. En él se localiza la iglesia de Santiago da Pobra do Deán la cual destaca por sus varios estilos (gótico marinero), así como sus capillas y el cruceiro de su atrio. Esta capilla forma parte del recorrido de la Procesión del Nazareno o Procesión das Mortallas, que se celebra el tercer domingo de septiembre, evento declarado como Fiesta de Interés Turístico de Galicia, tradición que se remonta desde el siglo XV. Las diferentes capillas se componen de varios estilos: plateresco, renacentista, barroco y neoclásico.

En las inmediaciones de esta iglesia existen dos pazos: la Casa Grande de Aguiar, datada del siglo XVI y que fue reformada posteriormente y el pazo do Couto, que junto con la iglesia y una calzada del siglo XVIII forman un pequeño conjunto histórico digno de su visita.

Callejeando pueblo adentro se puede ver la iglesia de Santa María A Antiga do Caramiñal, que comenzó a construirse en el siglo XVI. Sin embargo, las obras no finalizaron hasta casi dos siglos después, e incluso en el s. XX fue objeto de alguna ampliación.

Si continuamos el recorrido hacia el mar, nos encontramos con el paseo marítimo de O Areos. Al final del mismo se encuentran la iglesia de Santa María de O Xobre, del siglo XVIII, la casa rectoral, las ruinas del convento de San Antonio y los restos del castro de punta Ostreira.

En el propio paseo nos encontramos con el antiguo Barrio de los Catalanes. Recibe este nombre porque fue el lugar escogido por los fomentadores catalanes, para el establecimiento de sus factorías de salazón de sardina. Estos que llegaron a la localidad a finales del siglo XIX, atraídos por la abundancia de dicha especie en nuestras costas. Inicialmente, los edificios constaban de una única altura donde la vivienda familiar ocupaba uno de los lados y el resto se destinaba a la actividad fabril. Posteriormente, los inmuebles evolucionaron a construcciones de dos plantas, ubicando en el piso superior el hogar familiar y la fábrica-almacén en el bajo.
Es a lo largo de esta época cuando se produce una reactivación de la industria naval y de las actividades pesquera y portuaria, ligadas a la vanguardia de un sector que se convertiría, con el paso del tiempo, en uno de los puntales económicos de la villa, pues es el origen de lo que hoy en día es la industria conservera.

A pocos metros del Barrio de los Catalanes se puede ver la Torre de Bermúdez, catalogada como Monumento Histórico Artístico de Interés Nacional y Bien de Interés Cultural y que alberga el Museo Valle-Inclán. El edificio, del siglo XVI, cuenta en su exterior con figuras ornamentales, como gárgolas, mientras que en su interior se exponen diversas imágenes y objetos relacionados con este importante autor gallego. Primeras ediciones de sus libros, manuscritos, esculturas, pinturas o carteles de los estrenos de sus obras de teatro son algunos de los artículos que se pueden encontrar.

Descripción Especializada

A mediados del siglo XVIII hubo un movimiento migratorio de catalanes, conocidos como los fomentadores, que comenzaron a asentarse por los pueblos y villas al pie de las rías de Vigo, Pontevedra y Arousa. Estos emprendedores, en un principio, se dedicaban a la salazón de la sardina para la posterior venta y exportación. En los años siguientes, los que quedaron, se dedicaron a la industria conservera.

En la playa de Os Areos se encuentra el barrio del Arenal o “Barrio dos Cataláns” por el que se distribuyen una serie de casas-fábrica de salazón que construyeron los catalanes a partir de este movimiento. Las construcciones se organizan en torno a una calle que se encuentra paralela a la playa. Actualmente, hay una carretera y un paseo, pero se entiende que antes no existía separación entre los inmuebles y la zona del arenal. Su explicación viene dada por el proceso industrial, ya que cuando no había muelle o cuando el barco de compra de pescado se saturaba, para facilitar la descarga, las barcas con las capturas acudían directamente al arenal en el que varaban para trasladar la pesca desde allí a la industria y comenzar el proceso de la salazón.

Unos 140 catalanes se asentaron en A Pobra do Caramiñal y se contaban hasta 16 fábricas de salazón en el año 1830. Los edificios presentan una tipología arquitectónica característica que se fue modificando con el paso del tiempo. Se orientaban de manera este-oeste para preservarlos de las inclemencias climáticas. Al principio, estos edificios rectangulares constaban de una única altura, donde la vivienda familiar ocupaba uno de los lados y el resto se destinaba a la actividad fabril. Con el paso del tiempo, el inmueble evolucionó a una construcción de dos plantas, donde en el espacio superior se ubicaba el hogar familiar y la fábrica-almacén ocupaba el bajo. Esta tipología, que serpenteó buena parte del litoral gallego, prácticamente ha desaparecido en la actualidad. Aunque en muchos casos en estado ruinoso, A Pobra do Caramiñal y su Barrio del Arenal o de los Catalanes conforman uno de los escasos ejemplos existentes.

En sus inicios, los fomentadores desenvolvían su actividad en pequeños barracones de madera situados cerca del mar y tenían un carácter colonial. Adquirían de los marineros la sardina “escochada” (consistía en quitar la cabeza y destripado con la posterior deshidratación gracias a la acción directa de la sal) y lo cambiaban por productos levantinos (vino, aguardiente, licores, aceite, jabón…).

Con el tiempo, se fueron asentando en las riberas e integrándose en la sociedad gallega con el único objetivo de explotar los recursos naturales de las rías gallegas, principalmente la sardina. Una gran parte de los beneficios se reinvertía en la actividad de los saladeros, con fuertes inversiones en todo tipo de bienes destinados a esta industria: edificios, embarcaciones, redes y artes de pesca. De este modo, se generaron colonias y, con ello, nuevos espacios urbanos, verdaderas colonizaciones en las que los fomentadores seguían manteniendo sus costumbres, su lengua y su existencia al margen de la vida de los naturales del lugar, lo que incrementó los enfrentamientos con la población.

Tres fueron las innovaciones introducidas por los fomentadores catalanes: las redes de arrastre (la xávega) -que eran más productivas que las redes de deriva (xeito y volantas)- y de cerco (chinchorro, traíña, xareta); las nuevas técnicas de salazón -como el “salprensado”, consistente en la introducción en salmuera de las sardinas y su posterior prensado, frente a la técnica de “escochado”-, y los nuevos sistemas de trabajo -con la privatización de los aparejos y la remuneración del trabajo con el salario-.

La esterilización del pescado y su posterior envasado en recipientes herméticos, primero de vidrio y después en hoja de lata, resulta una manera mucho más eficiente y duradera de conservación que la salazón. Así que a partir de 1880 comenzaron con el envasado en vidrio de manera manual, que posteriormente se modernizó en 1879 con la apertura de la primera fábrica de conservas moderna de Juan Goday Gual en la Illa de Arousa.

Descripción Educativa

A Pobra do Caramiñal es un municipio costero de la provincia de A Coruña, situado en la comarca de O Barbanza. La palabra “Caramiñal" proviene de una planta que antes era muy fácil de encontrar en las cos-tas gallegas, la Caramiña, aunque, en la actualidad, esta especie arbustiva ya casi no se ve en esta tierra.

Durante la Edad Media surgieron dos núcleos urbanos, concretamente en el siglo XIV: A Pobra do Deán (perteneciente al Señorío del Deán de Santiago) y O Caramiñal (perteneciente al Señorío da Xunqueiras). Tras varios enfrentamientos, en el siglo XIX, ambos núcleos se unieron. Cuenta de ello dan las dos iglesias parroquiales que se conservan en el actual casco urbano: Santa María A Antiga do Caramiñal y Santiago do Deán.

Durante el siglo XIX, la población se dedicaba mayoritariamente a la pesca y a trabajar en las fábricas de salazón. Estas últimas, fueron fundadas por fomentadores (propietarios de las fábricas) catalanes en una zona industrial de A Pobra do Caramiñal conocida como Os Areos. De hecho, este barrio se acogió al nom-bre de Barrio dos Cataláns por ese mismo motivo. Actualmente aún se pueden ver estas antiguas fábricas de salazón, que la administración local pretende restaurar, ya que se encuentran bastante deterioradas.

Galería


Datos Generales

Eco-Destino

ES_ Ría de Arousa

Puerto / Fondeo / Playa

sin datos del puerto

Localización

A Pobra do Caramiñal  (A Coruña)
España

Coordenadas GPS

  • Latitud: 42.60502600
  • Longitud: -8.93745500
  • Servicios y Entorno

    Entorno

    Rural

    Servicios

    Aparcamiento

    Datos de la Visita

    Visitable

    Si

    Interpretable

    sin información

    Horarios

    sin información

    Financiado por

    Este sitio utiliza Cookies para mejorar la experiencia del usuario, debe aceptar los Términos y Condiciones del Servicio para continuar
    ACEPTAR EL USO DE COOKIES