Loading...

Razones

Estos son las razones que te recomendamos


Un territorio con el mayor número de localidades que tienen la valoración de conjunto histórico artístico

Los destinos econáuticos Rías Baixas-Alto Miño permiten a los visitantes sumergirse en multitud de conjuntos histórico artísticos, siendo este territorio uno de los de mayor concentración de espacios de estas características. En pocas palabras, las personas que se acerquen a esta área podrán disfrutar de diversas localidades en las que se encontrarán con espacios con edificios e inmuebles que tienen la consideración de Patrimonio Arquitectónico. A través de las distintas construcciones, los y las turistas podrán realizar un recorrido por la historia y la cultura que marcan cada una de las ciudades y villas.
Así, dentro del área de Rías Baixas, destacan los dos Conjuntos Históricos Artísticos de las ciudades de Pontevedra y Vigo. En el primero de los casos, la zona vieja consiguió esta declaración en el año 1951 y está considerado como uno de los espacios mejor conservados de España. Ofrece al visitante singulares plazas, monumentos históricos y hermosas calles asoportaladas, todo ello complementado con Monumentos Nacionales como la Basílica de Santa María la Mayor, entre otros impresionantes espacios históricos y culturales.
Por su parte, el Barrio Vello vigués descubre a la persona visitante la evolución de la ciudad, que pasó de ser una vicus (o aldea) a la urbe con mayor desarrollo industrial de la comunidad autónoma gallega. El monte de O Castro y la Punta de A Laxe se combinan con la historia que emana de otros enclaves como la Puerta del Sol y la arquitectura que se puede contemplar en diversas calles, teniendo a las Casas de Bonín o el Teatro García Barbón como principales exponentes. Todo ello sin olvidar la hermosa Concatedral de Santa María o las casas marineras asoportaladas del barrio de O Berbés.
Más allá de las urbes, se encuentra el encanto de las villas marineras. Entre ellas, las más destacadas son Cambados y Combarro. Mientras que, en el primer caso, las casas que reflejan la tradición marinera se funden con la majestuosidad de los pazos y el monumento sacro de Santa Mariña Dozo, en el segundo nos encontramos con la esencia de la arquitectura popular gallega. Uno de los principales atractivos de Combarro pasa por los más de 30 hórreos a pie de mar que se combinan con los tradicionales cruceiros y las singulares casas marineras, cuya tipología resulta genuina y muy característica de las zonas costeras de Galicia.
No menor importancia tienen los Conjuntos Histórico Artísticos de Baiona y Tui. La historia plasmada en esta primera villa se remonta a la época de Cristóbal Colón, ya que Baiona fue el primer puerto de Europa en conocer el descubrimiento de América, tras atracar en su puerto la Carabela La Pinta. El Medievo, por su parte, es la característica más singular de la zona histórica de Tui, con calles estrechas y soportales en torno a su impresionante Catedral-Fortaleza, punto de gran interés para visitantes.
Ya en el área del Alto Miño nos encontramos con la época señorial más auténtica a través de sus fortalezas y arquitectura civil. Este es el caso de localidades como Valença do Miño, que destaca por su pueblo-fortaleza; Viana do Castelo, con un completo casco medieval y monumentos de interés como el Santuario de Santa Luzía; Ponte Lima, conocido por su hermoso puente medieval de cerca de 400 metros de longitud y un singular entorno histórico, o Caminha, con su Iglesia Matriz enclavada en el centro medieval y que está declarada como Monumento Nacional de Portugal desde 1910.


Recorre un territorio con una alta concentración de patrimonio, villas y barrios marineros

Los destinos econáuticos Rías Baixas-Alto Miño destacan por contar con una altísima concentración de patrimonio, villas y barrios marineros. Construidos siempre alrededor de la costa, y especialmente alrededor de los puertos, su arquitectura resulta de lo más interesante y pintoresca para las personas visitantes.
La importancia del mar como fuente de sustento se demuestra claramente en que las propias casas se fueron construyendo alrededor del puerto o de la lonja (o el mercado donde se vendía (y venden) los productos del mar) de un modo muy compacto. Esto es debido a que los centros neurálgicos de los pueblos marineros eran, precisamente, estos dos enclaves, ya que en ellos se desarrollaban no solo las relaciones mercantiles, sino también las sociales. En definitiva, toda la vida giraba (y sigue girando en algunos casos) en torno al mundo del mar.
También destacan en los pueblos marineros las tipologías de viviendas, tratándose de singulares construcciones. Algunas de ellas destacan por estar recubiertas de conchas, cuya principal función era aislar el interior del inmueble de humedades. Del mismo modo, los balcones en madera y las amplias galerías también resultan muy característicos convirtiéndose en verdaderos espectáculos para la vista, ya que cuentan con unas impresionantes vistas de la ría.
Otra estructura característica que se puede encontrar en las villas marineras es la conocida como casa do patín. Estas se localizan principalmente en las zonas más antiguas de estas localidades costeras y se caracterizan por contar con una escalera exterior de piedra que normalmente finaliza en una especie de porche y que hacía las veces de lugar de encuentro para los vecinos y vecinas de la zona. Además, al estar normalmente cubierto también resultaba muy práctico para sentarse a charlar resguardados del sol o de la lluvia.

Navega por las rías a través de todo tipo de embarcaciones, desde las más tradicionales a las más modernas

Si quieres disfrutar in situ del turismo marinero y revivir el trabajo desarrollado por sus gentes, los destinos econáuticos Rías Baixas-Alto Miño te lo ponen muy fácil. En diferentes puertos tendrás la posibilidad de pasear por las rías a bordo de todo tipo de embarcaciones. Estas varían desde las más tradicionales (dornas, galeones, gamelas o balandros, entre otras) hasta las más modernas (con completos cruceros sobre las aguas del Océano Atlántico).
Además de descubrir la amplia variedad de embarcaciones existentes en las costas de las Rías Baixas y Alto Miño, podrás acercarte a los distintos oficios que a bordo de ellas se desarrollan. Por ejemplo, los botes (que cuentan con hasta 8 metros de eslora) son el medio de transporte utilizado para la pesca costera y de bajura, empleando técnicas como el palangre, las nasas, el rastreo o las redes de pequeño tamaño). Basta un pequeño recorrido para ser conscientes de las duras condiciones de trabajo a las que día a día se enfrentan los y las profesionales del mar. Oficios que no por forzados dejan de resultar hermosos y de gran interés para las personas visitantes.
Ya en el caso de las embarcaciones más modernas –como los catamaranes-, se ofrecen conocimientos sobre el trabajo desarrollado en las bateas, así como el propio marisqueo de a flote (en barco). Explicaciones que se pueden combinar con una degustación a bordo de mejillones o de distintos productos de la ría. Además, estas experiencias náuticas también permiten descubrir la amplia riqueza de flora y fauna de los fondos marinos.

Descubre cómo los restos del Apóstol llegaron a puerto a través de la Ruta Traslatio

Dentro de la amplia variedad de itinerarios que llevan a Santiago de Compostela, la conocida como Ruta Traslatio resulta de especial interés por ser la única cuyo recorrido se realiza surcando las aguas –bien a través del Océano Atlántico, bien del río-. La Ruta Xacobea marítimo-fluvial por el mar de Arousa y el río Ulla nació con el principal objetivo de recrear la traslación de los restos del Apóstol Santiago hasta la capital gallega.
Este itinerario fue puesto en marcha por la Fundación Ruta Xacobea Mar de Arousa e Ulla, que propuso en 1963 la Traslatio por el mar de Arousa y el río Ulla y fue declarada de interés cultural y gallego por la Xunta de Galicia en el año 1999. Con ella, se conmemora la llegada por mar a Galicia del cuerpo del Apóstol Santiago el Mayor después de su martirio en Jerusalén. Según la leyenda, esta ruta en barco llega aproximadamente al actual municipio de Padrón guiada por un ángel y una estrella.
El recorrido, que pasa por un total de 22 municipios localizados en la Ría de Arousa y bañados por el río Ulla, comienza en Pedras Negras, en el ayuntamiento de O Grove y finaliza en Iría Flavia, municipio de Padrón. El itinerario permite descubrir lugares como Cambados, Catoira, A Illa de Arousa, Meaño, Meis, O Grove, Pontecesures, Ribadumia, Sanxenxo, Valga, Vilagarcía de Arousa y Vilanova de Arousa, entre otros.
Además, y con el fin de dar a conocer al público este recorrido, cada verano se organiza una vistosa procesión marítimo-fluvial con varias embarcaciones engalanadas y con gran participación de público, procedente de distintos puertos de la ría de Arousa y con destino a Pontecesures y Padrón. Impulsada por la Ruta Xacobea Mar de Arousa e Ulla también ofrece la posibilidad a las personas visitantes de obtener unas cartillas náuticas para obtener el documento institucional que certifica la finalización de la “traslatio Xacobea”.

Vive la tradición de las peregrinaciones con la Ruta Náutica Xacobea Sur

Los Caminos de Santiago también sirven como eje vertebrador de los destinos econáuticos Rías Baixas-Alto Miño. Más concretamente, la Ruta Náutica Xacobea Sur, que discurre de modo paralelo a la Ruta Portuguesa (más conocida en el mundo de las peregrinaciones) y a la del Norte, permite descubrir los hermosos paisajes costeros de esta zona.
Así, el recorrido comenzaría en el área del Alto Minho, en Viana do Castelo. Desde la desembocadura del río Lima se irá completando una etapa de casi 30 kilómetros. Además de espectaculares lugares como el templo del Sagrado Corazón de Jesús y el Monte Santa Lucía localizados en esta ciudad, las personas que recorran este itinerario, siempre a pie del litoral, podrán descubrir villas como Valença, Areosa, Carreço, Afife, Vila Praia de Âncora, Moledo y Caminha. Este último punto conforma el final de este tramo.
Desde aquí, la peregrinación continuaría a bordo del vistoso ferry que atraviesa el río Miño y que nos llevaría desde Caminha hasta la localidad de Camposancos, en el municipio de A Guarda. La recta final de este itinerario atraviesa el litoral de la zona de Rías Baixas para después enlazar con la Ruta Portuguesa y encaminarse hacia el interior hasta llegar a Santiago de Compostela.
Así, se pueden conocer de primera mano los municipios de A Guarda, Oia, Baiona y Nigrán. Desde el impresionante Castro de Santa Trega, pasando por el monasterio de Oia, las personas que recorran este Camino descubrirán las impresionantes vistas desde Cabo Silleiro para después acercarse a la localidad de Baiona, conocida por la llegada a sus tierras de la Carabela La Pinta. El Templo Votivo del Mar de Nigrán y Playa América conforman dos paradas imprescindibles de este recorrido que continúa hasta Vigo.
Una vez completada la visita a la ciudad olívica, la Ruta Náutica Xacobea Sur concluye en la localidad de Redondela. Desde aquí enlaza con el Camino Portugués para llevar a peregrinos y visitantes hacia Compostela.


Disponemos del primer itinerario náutico de fenicios y rutas castreñas

Otra de las singularidades que te encontrarás en este territorio es que dispone del primer itinerario náutico de fenicios y rutas castreñas. A través de un recorrido en barco por distintas localidades se acerca a las personas visitantes un interesante viaje por los restos fenicios y púnicos documentados en yacimientos como el Monte do Castro en Ribadumia, A Lanzada en Sanxenxo, Monte do Facho en Cangas y Punta do Muíño do Vento en Vigo, donde se localizaron importantes restos de la presencia de los fenicios en las costas de las Rías Baixas.
El paseo en barco por la Ría de Arousa también ofrece la posibilidad de visitar la playa de Areoso, localizada en una isla plagada de tumbas megalíticas. Entre ellas, destaca el famoso Dolmen de Areoso.
A este recorrido por la historia se unen los castros de Neixón, que resultó un yacimiento clave para descubrir la llegada a territorio gallego de las rutas comerciales del Mar Mediterráneo. La visita se complementa con la Ruta de las Casitérides, un itinerario utilizado por los fenicios que procuraron ocultar en su día a Roma.

Somos un destino con importantes vestigios de las invasiones vikingas

Si te apetece ampliar algo más el conocimiento sobre la historia plasmada en los destinos econáuticos Rías Baixas-Alto Miño, no deberás perderte el recorrido por las localidades que cuentan con importantes vestigios de las invasiones vikingas.
El principal lugar de referencia, en este aspecto, es la localidad de Catoira. Flanqueada por las ruinas de sus antiguas Torres del Oeste, la desembocadura del río Ulla en este punto fue espacio de cruentas batallas con las tropas vikingas. Unas luchas que todos los años se representan a través de una de las fiestas más sonadas de la comunidad autónoma gallega: la Invasión Vikinga de Catoira.
A bordo de dos vistosos barcos –denominados drakar- las tropas vikingas alcanzan el primer domingo del mes de agosto la costa de Catoira para realizar la representación de ancestral desembarco ante la mirada de los miles de personas que año tras año acuden a esta celebración. El drakar es una de las típicas embarcaciones que los vikingos utilizaban –principalmente entre los siglos VII y XI- en sus invasiones a aquellos enclaves que consideraban estratégicos para establecer sus rutas comerciales por el mar. Si bien inicialmente se movían únicamente con el movimiento de los remos, la evolución llegaría con la incorporación de las velas.
Los dos drakkars utilizados en el desembarco vikingo estival se pueden ver a pie de Torres del Oeste. La Ruta Vikinga se completa con posibles recorridos a bordo de estas singulares embarcaciones.

Comprender la historia del contrabando del tabaco y del vino a través de la costa

La localización estratégica del territorio Rías Baixas-Alto Miño hizo de él una puerta de entrada tanto para las rutas comerciales como también para el contrabando. En este aspecto, el reconocido libro Fariña se ha convertido en todo un hito. Sus páginas ofrecen un completo repaso sobre los distintos lugares en los que se desarrolla la trama de una publicación que relata las vicisitudes del contrabando a través de la costa. Uno de los enclaves fundamentales es la ría de Arousa, con villas como Cambados, Vilagarcía, Vilanova o Illa de Arousa como espacios de referencia a través de sus playas. Un recorrido que se completaría en la vecina ría de Muros e Noia, ya que esta última localidad también aparece mencionada como lugar de referencia en la publicación, al igual que los municipios de Porto do Son y Outes.
El contrabando, especialmente de tabaco rubio americano, también se daba más al sur. Más concretamente, las zonas fronterizas con Portugal, como A Guardia y Tui supusieron en su día la puerta de entrada para los contrabandistas que pretendían introducir productos ilegales en territorio gallego.


Las fortalezas, símbolo de la ancestral unión galaico-portuguesa

Sobradamente conocida es la fuerte vinculación entre Galicia y el norte de Portugal. Una unión que se remonta siglos atrás, cuando ambos territorios formaban parte del mismo reino.
Entre los ejemplos más claros de esa relación destacan la cantidad de fortalezas que se pueden encontrar a ambos lados del río Miño. Las personas que visiten este territorio podrán descubrir las claras similitudes entre unas construcciones y las otras.
Municipios como Salvaterra de Miño y sus vecinas Monçao y Melgaço resultan muy representativos a la hora de ver la antigua unión entre ambos territorios. No menor importancia tiene enclaves como la fortaleza de Valença do Miño que ofrece unas espectaculares vistas del casco histórico de Tui.
Estos recorridos entre antiguas fortificaciones se pueden combinar con distintas actividades náuticas tomando el río Miño como principal eje conductor.


Adéntrate en la cultura marinera a través de numerosos museos y centros de interpretación

Para completar la incursión en la cultura marinera en los destinos econáuticos Rías Baixas-Alto Miño, este territorio dispone de numerosos museos y centros de interpretación centrados en esta temática. A continuación, te mostramos los principales espacios sobre cultura marinera.
Museo de la salazón en O Grove
Este museo se ubica en O Grove, concretamente en Punta Moreiras frente a la bocana de O Porto de Meloxo, ofreciendo a los visitantes la oportunidad de observar el continuo movimiento de embarcaciones y el resto de faenas marítimas. Se encuentra integrado en un conjunto que cuenta con el Acuario del Grove, las playas y las áreas turísticas de As Pipas y Área Reboredo, además del museo.
El museo está integrado por dos fábricas de salazón, también conocidas como “Salgadeiras”.
Una de ellas, la más antigua, está habilitada totalmente para su funcionamiento como fábrica de salazón, y mediante paneles se explican los procesos que se realizaban antiguamente en esta fabrica para conservar las sardinas mediante la salmuera.
La otra, que se hallaba en ruinas por culpa de un temporal, fue reconstruida y cuenta con un embarcadero artesanal. En ella se exponen las piezas más delicadas, cuenta con secciones de pesca, marisqueo, carpintería de ribera, motores marinos y primer instrumental electrónico, conserva hermética, redes y cordelería.
Museo de la conserva
En Vigo encontramos el Museo Anfaco de la Industria Conservera, que pretende poner el foco en la importancia de este sector. Este centro fue impulsado por la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco-Cecopesca) a principios de la década del 2000 con el objetivo de impulsar la promoción y divulgación del sector transformador de los productos del mar. Así, las personas que visiten este centro podrán realizar un interesante recorrido por la evolución de la industria conservera en la comunidad autónoma gallega, se creó este centro museístico para mostrar los principales hitos históricos que caracterizaron el nacimiento del sector empresarial conservero. El espacio expositivo está dividido en cuatro módulos diferentes que realizan un completo repaso a este importante sector.
Casa de la Navegación
Se encuentra en el casco histórico de Baiona en la Casa Carvajal, es una institución municipal en la que se recoge una colección que muestra la evolución histórica, social y urbana de la villa.
Es una exposición distribuida en cuatro áreas temáticas y trece módulos. La planta baja está dedicada a la contextualización geográfica y al origen y evolución de la villa. La primera planta se estructura en otros dos ámbitos: el puerto y sus significado social, urbano e histórico, el arte y peligros de la navegación con referencia a pecios y hundimientos.
Museo de la Carabela La Pinta
En Baiona se encuentra una replica exacta de la Carabela La Pinta, una de las tres que llevó a Cristóbal Colón en su primer viaje a América. Y esto se debe a que el de Baiona fue el primer puerto de Europa que recibió la noticia del descubrimiento de América.
Aquí podemos contemplar la carabela tal y como llegó a Baiona en 1493 y revivir la gesta del descubrimiento contemplando las figuras que representan a la tripulación y a los indígenas americanos, además de las reproducciones de los metales, plantas, alimentos y animales exóticos que se hallaron en el nuevo mundo.
Museo Marea
Localizado en el municipio de Porto do Son, este centro tiene como principal objetivo formar, informar, investigar y transmitir la memoria de las gentes del mar. Dispone de una amplia colección etnográfica compuesta, entre otros artículos por viejos aparejos, fotografías, relatos orales, además de paneles informativos y recursos audiovisuales que completan la información sobre el mundo creado en torno al mar en general y de la ría de Muros-Noia en particular.
Museo del Mar de Galicia
Este museo se encuentra localizado en la ciudad de Vigo, es un lugar perfecto para conocer y comprender la enorme vinculación de los gallegos con el mar a través de su aprovechamiento y conocimiento.
Haciendo un recorrido por las salas podemos conocer la actividad pesquera en todos sus ámbitos y su desarrollo en el discurrir de la historia. La pesca, el marisqueo, la acuicultura, los métodos de conservación (partiendo de los antiguos sistemas de salazón hasta los actuales de congelación), los avances técnicos en las embarcaciones o la biología marina.
El recorrido se completa con una visita al acuario del museo, en donde podremos observar los principales ecosistemas que se encuentran entre el propio muelle del museo y la costa acantilada de las Islas cíes.
Museo Meirande
El Museo Meirande es el Centro de Interpretación de la Batalla y el Patrimonio Cultural de Rande. En este museo, que se encuentra a orillas de la Ría de Vigo, se muestra todo lo relacionado con la Batalla de Rande. Durante esta batalla se hundió un barco a la altura de las Isla Cíes, un barco que transportaba valiosísimos tesoros; no obstante, desde aquel momento nadie sabe de forma exacta donde se encuentra el posible pecio.
Desde aquel año la Ría de Vigo guarda el más famoso de sus secretos que nadie ha podido esclarecer por el momento, la posible existencia en sus aguas de innumerables riquezas y tesoros.
El museo se sitúa en la parroquia de Cedeira, en Redondela. En él, además de los posibles tesoros arqueológicos y culturales de la época de la batalla, también se nos muestra parte del patrimonio industrial e histórico de Rande.
Aquamuseu en Vilanova de Cerveira
Uno de los centros más destacados de Vilanova de Cerveira es el Aquamuseu, que se ha convertido en uno de los principales centros de interés turístico de esta localidad portuguesa. Además de realizar un repaso por las principales especies que se pueden encontrar en las aguas del río Miño también ofrece un espacio dedicado a las gentes del mar, mostrando también las similitudes entre la cultura marinera gallega y del norte portugués.
Museos en Viana do Castelo
Además de los centros de interpretación del traje, el museo municipal o el de la Fábrica de Louça Regional, Viana do Castelo también dispone de un espacio especialmente centrado en el entorno marinero. No en vano, se trata del Navio Hospital Gil Eannes, que fue construido en la localidad en el año 1955. Su objetivo era el de prestar asistencia a la flota bacaladera portuguesa que faenaba en los bancos de Terranova y Groenlandia; una labor desarrollada durante décadas.
Tras este período, el barco se ha reconvertido en centro museístico. Así, se ofrece una completa experiencia a las personas visitantes que deseen descubrir el trabajo desarrollado por el sector pesquero de esta localidad portuguesa.
Museo de mar en A Guarda
Este museo se encuentra en A Guarda y recuerda a una antigua fortaleza defensiva. Cuenta con dos colecciones; una etnográfica y otra malacológica, la primera con una muestra de las antiguas artes de pesca y sus aparejos, la segunda con una selección de conchas de mar procedentes de todo el mundo.
Algunas de las piezas que se muestran en este museo tienen un alto valor etnográfico por ser únicas y porque hace muchas décadas que desaparecieron. Cuenta también con varios puntos de información táctil y una proyección audiovisual sobre el mundo del mar y de la pesca en esta localidad.

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la experiencia del usuario, debe aceptar los Términos y Condiciones del Servicio para continuar
ACEPTAR EL USO DE COOKIES