Loading...

Tui y el comercio fenicio

Tui y el comercio fenicio

Relevancia: Internacional

Tui y el comercio fenicio

Clasificación: Inmueble


Descripción

Descripción General

Tui está declarado conjunto histórico-artístico. El fértil valle del Miño permitió acoger en el territorio tudense asentamientos humanos desde los tiempos más remotos. Se conservan vestigios de época paleolítica (20.000 a. C.) en las terrazas fluviales de los ríos Miño y Louro, de época neolítica (5.000 a. C.) como el hacha de Carrasqueira (Páramos) o monumentos megalíticos (Anta – Areas). La introducción de la metalurgia (4.000 a. C.) dejó testimonios como el casco de bronce y las hachas de Caldelas, que se conservan en el Museo Diocesano de Tui y los grabados rupestres de Randufe.
Se tiene constancia de la presencia de tres poblados fortificados castreños en Tui: el castro de Arraial, ubicado entre San Bartolomeu y Santa Eufemia; el castro de la Granxa, en Santa Eufemia, y la posible presencia de un tercero bajo el actual casco antiguo de la ciudad, hipótesis basada, principalmente en la conformación topográfica adecuada para este tipo de asentamientos, junto con su identificación como el Castellum Tyde pliniano. En los dos primeros casos, se configuran a partir de un único recinto fortificado a base de estructuras defensivas compuestas por un foso y un parapeto, una superficie con unas dimensiones moderadas de 95 por 80 metros y 150 por 90 metros, respectivamente.
Galicia es una comunidad con una trayectoria histórica muy importante en relación con la actividad minera, que se remonta a épocas remotas y Tui estuvo en el centro de la explotación del oro fluvial ya desde la época de los fenicios. El hecho de que los grobios, según cuenta Plinio, instalasen aquí su ciudad más importante, Castellum Tyde, así lo atestigua.

Descripción Especializada

Los fenicios eran unos navegantes y comerciantes excepcionales. Su especialización en determinadas manufacturas les permitió dedicarse a un comercio muy rentable en los reinos circundantes y en los territorios de ultramar. De su propia producción, los fenicios ofertaban madera de cedro, tejidos (entre ellos los célebres de color púrpura), marfiles tallados, muebles de maderas nobles, colgantes, cuencos y jarras de oro y plata, y en general productos de artesanía de alto valor, e intercambiaban la plata, el plomo y el estaño que obtenían en España, el trigo y el lino de Egipto, los bálsamos y la miel de Israel, los caballos y mulos de Anatolia, el marfil y los esclavos de África, el aceite y los cereales de Grecia.
Los metales fueron su objetivo fundamental de la ruta atlántica. Fueron los difusores por vía marítima del nuevo metal, revolucionario en la guerra y en el campo: el hierro, que fue usado por primera vez en el país hitita. Los fenicios también marcharon a la búsqueda de estaño, material indispensable para fabricar el bronce alineándolo con cobre, llegando hasta las islas Casitérides.
El estaño podría encontrarse a solo 30 kilómetros de la costa gallega. Además, la zona de las Rías Baixas contaba con una ruta fluvial, el río Miño, para adentrarse en el interior, y las rías tenían extraordinarios puertos naturales donde fondear y comerciar con las comunidades indígenas. Según Heródoto, los fenicios encendían hogueras en las playas y dejaban allí las mercancías para intercambiar sus productos. Es difícil saber si es así, aunque en las playas fósiles de O Arenal en Vigo se han encontrado cerámicas púnicas y neopúnicas de los siglos VI al I a. C.
El comercio entre los fenicios y el noroeste peninsular se intensifica tras la I Guerra Púnica (264-241 a. C.). La pérdida de algunos territorios del Mediterráneo y la irrupción de Roma como nueva potencia obligó a los mercaderes fenicios a buscar otros destinos en los que poder abastecerse de materias primas a cambio de sus productos. En esa búsqueda será cuando se establezcan las rutas comerciales que traerán al noroeste un abundante número de materiales y objetos de procedencia mediterránea.

Descripción Educativa

Gracias a las diferentes investigaciones, podemos saber que la zona de Tui ha sido habitada desde hace mucho tiempo. La localidad, que se encuentra en la provincia de Pontevedra, fue hasta 1833 una de las siete capitales del antiguo reino de Galicia. Además, Tui se encuentra a muy pocos kilómetros de nuestro país vecino, Portugal. El río Miño, el más largo de Galicia, supone la frontera natural entre esta localidad y la portuguesa de Valença do Minho.

Por otra parte, Tui cuenta con el monte Aloya, declarado Parque Natural en 1978, como otro de sus principales puntos de interés. En él se encuentran restos prehistóricos y romanos como el Castro Alto dos Cubos. Dispone de diferentes rutas de senderismo donde nos podemos hacer una idea de la distribución de las viviendas. Los antiguos habitantes de este lugar se dedicaban únicamente a la agricultura, pesca y ganadería, aunque los fenicios eran grandes comerciantes. De su propia producción, los fenicios ofertaban madera de cedro, tejidos (entre ellos, los célebres eran los de color púrpura), marfiles tallados, muebles de maderas nobles, colgantes, cuencos y jarras de oro y plata. Los metales fueron su objetivo fundamental de la ruta atlántica. No en vano, difundieron por vía marítima el hierro, considerado como un nuevo metal revolucionario en la guerra y en el campo.

El comercio marítimo de los fenicios era aún más extenso que el terrestre y, en un principio, antes de la moneda, se utilizaba el trueque para el pago de mercancías. Este consistía en el intercambio de unos productos por otros.

Galería


Datos Generales

Eco-Destino

ES_ Río Miño

Puerto / Fondeo / Playa

sin datos del puerto

Localización

Tui  (Pontevedra)
España

Coordenadas GPS

  • Latitud: 42.04607200
  • Longitud: -8.64444800
  • Servicios y Entorno

    Entorno

    Urbano

    Servicios

    Aparcamiento

    Señalizacion

    Datos de la Visita

    Visitable

    Si

    Interpretable

    sin información

    Horarios

    sin información

    Financiado por

    Este sitio utiliza Cookies para mejorar la experiencia del usuario, debe aceptar los Términos y Condiciones del Servicio para continuar
    ACEPTAR EL USO DE COOKIES